“Esta fue la culpa de su hermana Sodoma: ella y sus hijas tenían orgullo, exceso de comida y próspera tranquilidad, pero no ayudaron al pobre y al necesitado”. (Ez 16, 48-49)

lunes, 6 de enero de 2020

LA FE ES UNA RELACIÓN CON UNA PERSONA VIVA A QUIEN AMAR

«En la vida cristiana no es suficiente saber: sin salir de uno mismo, sin encontrar, sin adorar, no se conoce a Dios. La teología y la eficiencia pastoral valen poco o nada si no se doblan las rodillas; si no se hace como los Magos, que no sólo fueron sabios organizadores de un viaje, sino que caminaron y adoraron. Cuando uno adora, se da cuenta de que la fe no se reduce a un conjunto de hermosas doctrinas, sino que es la relación con una Persona viva a quien amar», destacó el Santo Padre en la homilía en la Santa Misa que presidió en la Solemnidad de la Epifanía del Señor, este lunes 6 de enero de 2020.

Homilía del Papa Francisco:

En el Evangelio (Mt 2,1-12) los Magos comienzan manifestando sus intenciones: «Hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo». La adoración es la finalidad de su viaje, el objetivo de su camino. De hecho, cuando llegaron a Belén, «vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron». Si perdemos el sentido de la adoración, perdemos el sentido de movimiento de la vida cristiana, que es un camino hacia el Señor, no hacia nosotros. Es el riesgo del que nos advierte el Evangelio, presentando, junto a los Reyes Magos, unos personajes que no logran adorar.
En primer lugar, está el rey Herodes, que usa el verbo adorar, pero de manera engañosa. De hecho, le pide a los Reyes Magos que le informen sobre el lugar donde estaba el Niño «para ir – dice– yo también a adorarlo». En realidad, Herodes sólo se adoraba a sí mismo y, por lo tanto, quería deshacerse del Niño con mentiras. ¿Qué nos enseña esto? Que el hombre, cuando no adora a Dios, está orientado a adorar su yo. E incluso la vida cristiana, sin adorar al Señor, puede convertirse en una forma educada de alabarse a uno mismo y el talento que se tiene. Cristianos que no saben adorar, que no saben rezar adorando.
Es un riesgo grave: servirnos de Dios en lugar de servir a Dios. Cuántas veces hemos cambiado los intereses del Evangelio por los nuestros, cuántas veces hemos cubierto de religiosidad lo que era cómodo para nosotros, cuántas veces hemos confundido el poder según Dios, que es servir a los demás, con el poder según el mundo, que es servirse a sí mismo.
Además de Herodes, hay otras personas en el Evangelio que no logran adorar: son los jefes de los sacerdotes y los escribas del pueblo. Ellos indican a Herodes con extrema precisión dónde nacería el Mesías: en Belén de Judea. Conocen las profecías y las citan exactamente. Saben a dónde ir, ¡grandes teológos, grandes!, pero no van. También de esto podemos aprender una lección. En la vida cristiana no es suficiente saber: sin salir de uno mismo, sin encontrar, sin adorar, no se conoce a Dios.
La teología y la eficiencia pastoral valen poco o nada si no se doblan las rodillas; si no se hace como los Magos, que no sólo fueron sabios organizadores de un viaje, sino que caminaron y adoraron. Cuando uno adora, se da cuenta de que la fe no se reduce a un conjunto de hermosas doctrinas, sino que es la relación con una Persona viva a quien amar. Conocemos el rostro de Jesús estando cara a cara con Él. Al adorar, descubrimos que la vida cristiana es una historia de amor con Dios, donde las buenas ideas no son suficientes, sino que se necesita ponerlo en primer lugar, como lo hace un enamorado con la persona que ama. Así debe ser la Iglesia, una adoradora enamorada de Jesús, su esposo.
Al inicio del año redescubrimos la adoración como una exigencia de fe. Si sabemos arrodillarnos ante Jesús, venceremos la tentación de ir cada uno por su camino. De hecho, adorar es hacer un éxodo de la esclavitud más grande, la de uno mismo. Adorar es poner al Señor en el centro para no estar más centrados en nosotros mismos. Es poner cada cosa en su lugar, dejando el primer puesto a Dios. Adorar es poner los planes de Dios antes que mi tiempo, que mis derechos, que mis espacios. Es aceptar la enseñanza de la Escritura: «Al Señor, tu Dios, adorarás» (Mt 4,10). Tu Dios: adorar es experimentar que, con Dios, nos pertenecemos recíprocamente. Es darle del «tú» en la intimidad, es presentarle la vida y permitirle entrar en nuestras vidas. Es hacer descender su consuelo al mundo. Adorar es descubrir que para rezar basta con decir: «¡Señor mío y Dios mío!» (Jn 20,28), y dejarnos llenar de su ternura.
Adorar es encontrarse con Jesús sin la lista de peticiones, pero con la única solicitud de estar con Él. Es descubrir que la alegría y la paz crecen con la alabanza y la acción de gracias. Cuando adoramos, permitimos que Jesús nos sane y nos cambie. Al adorar, le damos al Señor la oportunidad de transformarnos con su amor, de iluminar nuestra oscuridad, de darnos fuerza en la debilidad y valentía en las pruebas. Adorar es ir a lo esencial: es la forma de desintoxicarse de muchas cosas inútiles, de adicciones que adormecen el corazón y aturden la mente.
De hecho, al adorar uno aprende a rechazar lo que no debe ser adorado: el dios del dinero, el dios del consumo, el dios del placer, el dios del éxito, nuestro yo erigido en dios. Adorar es hacerse pequeño en presencia del Altísimo, descubrir ante Él que la grandeza de la vida no consiste en tener, sino en amar. Adorar es redescubrirnos hermanos y hermanas frente al misterio del amor que supera toda distancia: es obtener el bien de la fuente, es encontrar en el Dios cercano la valentía para aproximarnos a los demás. Adorar es saber guardar silencio ante la Palabra divina, para aprender a decir palabras que no hieren, sino que consuelan.
La adoración es un gesto de amor que cambia la vida. Es actuar como los Magos: es traer oro al Señor, para decirle que nada es más precioso que Él; es ofrecerle incienso, para decirle que sólo con Él puede elevarse nuestra vida; es presentarle mirra, con la que se ungían los cuerpos heridos y destrozados, para pedirle a Jesús que socorra a nuestro prójimo que está marginado y sufriendo, porque allí está Él.
Usualmente, nosotros sabemos rezar, pedimos, agradecemos al Señor, pero todavía la Iglesia debe ir más adelante con la oración de adoración, debemos crecer en la adoración, una sabiduría que debemos aprender cada día, rezar adorando, la oración de adoración.
Queridos hermanos y hermanas, hoy cada uno de nosotros puede preguntarse: «¿Soy un adorador cristiano?». Muchos cristianos que oran no saben adorar. Hagámonos esta pregunta. ¿Encontramos momentos para la adoración en nuestros días y creamos espacios para la adoración en nuestras comunidades? Depende de nosotros, como Iglesia, poner en práctica las palabras que rezamos hoy en el Salmo: «Señor, que todos los pueblos te adoren». Al adorar, nosotros también descubriremos, como los Magos, el significado de nuestro camino. Y, como los Magos, experimentaremos una «inmensa alegría» (Mt 2,10).

martes, 31 de diciembre de 2019

Sermón de acción de gracias por los MALES recibidos

Si recibimos de la mano de Dios los bienes,
¿por qué no vamos a aceptar también los males?
(Job)
Fin de año y Dios ha querido que lo pasásemos en familia, o más bien, entre varias familias.
Mucha agua ha corrido este año bajo el puente, dolores y alegrías, esperanzas y algunos pocos logros.
Y Dios ha querido que todo sucediera así.
Sin embargo debemos dar gracias a Dios, incluso en los males.
¿Dar gracias a Dios por los males?
Sí, como dice San Pablo, hay que “dad gracias a Dios en todo tiempo por vosotros, hermanos, como es justo, porque vuestra fe está progresando  mucho y se acrecienta la mutua caridad de todos” (2 Tes I, 3)
Pero ¿por qué?¿para qué?¿cómo alegrarnos en los padecimientos?
Porque, como continúa el Apóstol: “esto es señal del justo juicio de Dios, en el que seréis declarados dignos del Reino de Dios, por cuya causa padecéis” ” (2 Tes I, 5)
No se trata de masoquismo, ni de un derrotismo, sino de ser cristianos auténticos; de ser (o al menos intentar ser) “otros Cristos”.
Pero, ¿acaso deberíamos dar gracias de los males? Sí, también de los males que hemos padecido, porque incluso ellos son los que nos llevarán al cielo, ya que “todo coopera para el bien de los que aman a Dios”.
Es fácil decirlo, pero difícil hacerlo; lo sabemos; porque es ir contra la carne, es ir contra nuestro propio deseo natural, sin embargo, se trata de un misterio central de nuestra Fe. Los bienes son gratuitos y los males también y, si nos llegan, tenemos que aprovecharlos como se aprovecha el viento en altamar, aunque contemos con grandes remeros. Es la Cruz la que redime todo lo que toca, pero siempre está en nosotros el hacernos cargo de ella, es decir, depende de nosotros cómo la carguemos.
Hay que dar gracias a Dios, entonces…
1) Gracias por los pecados que hemos cometido: porque al final de cuentas, como dice San Agustín, todo ayuda para el bien de los que aman a Dios, incluso nuestros pecados. Han sido ellos los que muchas veces han permitido darnos cuenta de nuestra fragilidad, de nuestras miserias y de cuánto necesitamos de la misericordia divina.
Hasta deberíamos dar gracias a Dios por las veces que hemos estado en pecado y Dios nos ha recibido en la confesión, manteniéndonos con vida hasta ese momento, sabiendo que el Señor no deniega la gracia a quien se lo pide, ya que, como dice el Salmista, “un corazón quebrantado y humillado, tú no lo desprecias Señor” (Sal 50).
2) Gracias por las enfermedades que nos ha mandado: ya sea a nosotros o a nuestros seres queridos; la enfermedad nos ha permitido sufrir con paciencia, cumplir con nuestros padres, hermanos parientes, visitándolos y compadeciéndonos de los dolores del cuerpo…; es aquello que le preguntaron a Nuestro Señor al ver pasar a un hombre ciego de nacimiento: “«Rabbí, ¿quién pecó, él o sus padres, para que haya nacido ciego?». Respondió Jesús: «Ni él pecó ni sus padres; es para que se manifiesten en él las obras de Dios» (Jn 9, 2-3).
3) Gracias porque algunos se han ido: los hemos llorado, como Cristo lo hizo con Lázaro (“Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados”; Mt. 5,5); pero sabemos, como Santa Marta, que ellos resucitarán al fin de los tiempos, como dijo Nuestro Señor: «Yo soy la resurrección y la vida El que cree en mí, aunque muera, vivirá” (Jn 11,25); ya nos encontraremos con ellos, si han sido y somos también nosotros, fieles a la gracia de Dios. Ellos ahora interceden por nosotros en este Valle de lágrimas.
Además, la muerte de nuestros seres queridos nos hace pensar en la urgencia de nuestra conversión.
4) Gracias por las incomprensiones, en especial las que sufrimos de parte de los seres queridos: es esta la familia que nos ha tocado en suerte; son estos los amigos o compañeros que debemos soportar; ¡y es la mejor que nos pudo tocar! Aunque todo parezca patas para arriba, aunque por momentos nuestro entorno sea parecido al de los Locos Adams, sabemos que es esto lo que, en parte, nos va a llevar hasta el Cielo.
5) Gracias porque algunos no pueden estar aquí: hay de entre nosotros quienes deberán festejar solos, alejados, perseguidos, pero con la alegría de saber que están cumpliendo con la misteriosa voluntad de Dios. Alejados por voluntad propia o por voluntad de otros, pero alejados al fin.
Pidamos para que Dios sea su compañía.
Habrá quienes pasen estos días solos, perseguidos; a ellos vale la bienaventuranza octava: “Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos” (Mt. 5,10). Además de la hermosa poesía de Gracián:

“Triste cosa es no tener amigos, pero más triste
es no tener enemigos, porque quien enemigos no
tiene, es porque no tiene talento que haga sombra,
ni carácter que impresione, ni valor que temer, ni
honra que le murmuren, ni bienes que le codicien, ni
cosa alguna que le envidien”
“Dad gracias a Dios en todo tiempo”, alentaba el salmista. Las gracias hay que darlas a Dios porque Él ha venido al mundo como la luz que resplandece en las tinieblas, para que nosotros dejásemos de caminar en ellas y comprendamos que en gran parte los sufrimientos son parte de la luz de la Cruz. Si damos gracias a Dios incluso en las tribulaciones, es signo de que somos verdaderos hijos suyos y de ese modo el mundo reconocerá por nuestras obras que somos “distintos”, que somos hijos de Dios:
Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mt 5, 16).
¡Gracias Señor por estos males entre los que nos haces sembrar con lágrimas, pues sabemos que –si permanecemos fieles– cosecharemos entre cantares!
Son ellos los que nos llevarán al Cielo, por ello, pidámosle a la Virgen María, Madre de Dios, que nos permita hacer carne en nosotros aquella hermosa frase con la que el Señor culmina el Sermón de la Montaña
Alegráos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos” (Mt 5,12).                                                                     
P. Javier Olivera Ravasi, SE

miércoles, 25 de diciembre de 2019

Feliz y Santa Navidad

Que el Señor de la Vida les conceda 
a ustedes y a sus seres queridos, abundantes bendiciones y dones:


La luz generosa que revela su plan y camino en nuestras vidas
(Éxodo, 13, 11)

El espíritu filial por el que llamamos a Dios, «Abba, Padre»
(Romanos 13, 11)

Y la pureza de corazón por la que seremos capaces de ver a Dios
(Mateo 5, 8)

Que Emmanuel, el «Dios con nosotros», ilumine su hogar con su luz,
llene sus corazones con su gracia y fortalezca su esperanza con su presencia.

Que la Sagrada Familia guíe, proteja e interceda por ustedes
y sus familias durante la temporada navideña y el Año nuevo.












domingo, 22 de diciembre de 2019

Preparando el Corazón para esta Navidad ...


El sueño de San José es el sueño de un corazón que quiere ser fiel. Es el sueño de quien quiere creer contra toda evidencia. El sueño de quien quiere seguir dejando a Dios, la posibilidad de soñar, ya que su sueño, cargado como está de un amor que no se detiene, llega mucho más allá de lo que el hombre se atreve a soñar.

Habitar el sueño de San José, es habitar el lugar donde el corazón renuncia a todas sus defensas, a toda resistencia.

Es saber hacer a un lado toda inquietud, mientras se descansa en los brazos de un Dios que sigue sosteniendo la vida, así como hace crecer la semilla ya sea que el sembrador duerma o se levante.

Habitar el sueño de San José, es habitar el sueño de quien al despertar está dispuesto a realizar aquello que Dios le hizo soñar, porque él, que es fiel a su sueño, no dejará que se vea frustrado.

Es descubrir que Dios, habla aún en el silencio de la noche más oscura.

Es descubrir que la fecundidad que él da, se alcanza poniéndose detrás de sus proyectos, detrás de su amor, a su sombra, a la sombra de su Paternidad.

Y descubrir que para esto, es preciso tomar a María, por Madre de este sueño y pedirle que con su beso nos haga entrar sin miedos a soñarlo.

Enséñanos, José,
cómo se es "no protagonista",
cómo se avanza sin pisotear,
cómo se colabora sin imponerse,
cómo se ama sin reclamar.
cómo se obedece sin rechistar
cómo ser eslabón entre el presente y el futuro
cómo luchar frente a tanta desesperanza
cómo sentirse eternamente joven
  
Dinos, José,
cómo se vive siendo "número dos",
cómo se hacen cosas fenomenales
desde un segundo puesto.
Cómo se sirve sin mirar a quién
cómo se sueña sin más tarde dudar
cómo morir a nosotros mismos
cómo cerrar los ojos, al igual que tú,
en los brazos de la buena Madre.

Explícanos
cómo se es grande sin exhibirse,
cómo se lucha sin aplauso,
cómo se avanza sin publicidad,
cómo se persevera y se muere uno
sin esperanza de un póstumo homenaje
cómo se alcanza la gloria desde el silencio
cómo se es fiel sin enfadarse con el cielo.
Dínoslo, en este tu día, buen padre José.

AMEN

sábado, 22 de junio de 2019

Tomando cuerpo en nosotros


Esta escena tiene que tomar cuerpo en nosotros, injertarse en nuestra manera de mirar y de estar ante las cosas; y configurar los modos en que vivimos la misión. 

Necesitamos pasar de <<despedir>> porque no tememos a <<acoger>> en una precariedad compartida.

De creer que lo que cuenta es sacar adelante lo nuestro, a descubrir que necesitamos el pan de cada uno para que pueda multiplicarse. 

De ofrecerlo por nuestra propia cuenta a experimentar que si podemos repartirlo es porque primero ha sido bendecido y partido por el Señor Jesús. Entonces todos pueden saciarse y aún queda. Con él la vida se vuelve fecunda más allá de nuestras expectativas de cálculo y previsión.

Etty Hillesum confió en la bondad y en la belleza de Dios y la encontró bajo el cielo azul de un campo de exterminio. Allí abrió su rostro, sin ocultarlo, expuesto y ofrecido hasta el final. Estas son algunas de las últimas palabras que nos dejó en su diario antes de morir en las cámaras de gas:

<<He partido mi cuerpo como pan y lo he repartido entre los hombres…, pues venían largas privaciones.

Escrito por Hna.  Mariola López 

Dios no puede dejar de ser Dios. 

No preguntes cómo definir el amor de Dios; 
pregunta cómo recibirlo. 
No preguntes cómo explicar el amor de Dios; 
pregunta cómo experimentarlo. 
No preguntes cómo entender el amor de Dios; 
pregunta cómo ser transformado por él.


domingo, 19 de mayo de 2019

La Autentica Estatura Humana es la Practica del Amor y del Servicio...

Fuente: CEP -Centro de Espiritualidad y Pastoral. Venezuela-


Jesús comienza diciendo: “Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en Él”. Jesús, antes de su pasión, da un vuelco total a la muerte: Aquí y en esta historia, una vida vivida como lo ha hecho Jesús, traspasa ya las barreras de la muerte.
Seguidamente Jesús da un nuevo mandamiento: “ámense los unos a los otros como Yo los he amado”. Se trata de la medida, el tamaño y la hondura del amor y del servicio. El distintivo de los amigos y amigas en el Señor no será otro que el amor al estilo de Jesús.
Este mandamiento de Jesús no deja de sorprendernos, porque estamos tan acostumbrados a amar y servir según nuestra medida, que llegamos al extremo de justificar nuestros pequeños y endebles gestos de servicio y generosidad. Pero para el cristiano, incluso para todo hombre y mujer, la medida del amor no está en sí mismo. Sería mezquino reducir el amor y la misericordia al tamaño de nuestro corazón y al tamaño de nuestros efímeros gestos de entrega y donación.
Amar como nos ama el Señor es pasión por las personas y por la vida. De ahí que quien aprende a amar y a tratar como lo hace Jesús, construye amistad y solidaridad superando cualquier obstáculo, porque ha descubierto que ha sido y sigue siendo amado. Para dar todo el sentido y hondura que tiene este mandato fundamental de Jesús, podríamos sintetizarlo en esta afirmación: “la auténtica estatura humana de todo hombre y de toda mujer es la estatura de su amor y su servicio”.
Los cristianos y todo el que se sienta realmente humano, ama a partir de un “amor mayor” en el que se ha descubierto profundamente amado, perdonado y sanado. Sabe que no le toca a él poner las condiciones o límites del amor. Sabe muy bien que el amor auténtico es un don y una gracia. Por eso, si quiere autenticidad ha de amar sin esperar nada a cambio, sin contraprestaciones.
Con frecuencia nos preguntamos por la poca vida que hay en nuestra familia, trabajo, comunidades y hasta en la sociedad, sin acertar con las causas reales. Y no debería ser tan difícil. Bastaría que asumiéramos con todo el riesgo que supone, el mandamiento nuevo del Señor, de amarnos como Él nos ama. Sólo así tendríamos el gozo de experimentar que todo empezaría a ser diferente. Todo comenzaría a ser nuevo.
El amor con el que Jesús nos ama lo aprendió de su Padre, y el Padre ama creando y recreando todo. Jesús recibió del Padre una manera fecunda de relacionarse que da consistencia a las personas porque las sirve, las acompaña, las cuida, les exige desde la realidad propia de cada cual y hasta da la vida por ellas. Su modo de amar es personal y personalizador. Si nos atrevemos a amar como Él nos ama, podremos comunicar vida y esperanza en cualquier lugar y circunstancia en la que nos encontremos.

domingo, 21 de abril de 2019

¡En verdad ha resucitado! ¡Aleluya!

¡Cristo ha resucitado! ¡En verdad ha resucitado! ¡Aleluya! 

La Buena Nueva de que Jesucristo ha resucitado de entre los muertos ha transformado al mundo entero y, sin embargo, la recibimos en medio de la cotidianeidad de nuestras vidas. Mientras lidiamos con nuestros viejos hábitos y luchamos para conseguir la conversión de nuestro corazón, el Señor Resucitado nos recuerda que Él ha venido «para que tengamos vida y la tengamos en abundancia» (Jn 10,10). En medio de la pena causada por el pecado y la ansiedad por los seres queridos, Su deseo es que «Su gozo sea el nuestro y que ese gozo sea perfecto» (Jn 15, 11). Cuando la vergüenza o el aislamiento nos hace cuestionar nuestra identidad o el propósito de nuestras vidas, Su mensaje a sus hermanos es: «Subo a mi Padre, su Padre; a mi Dios, su Dios » (Jn 20, 11). 

Que en este día que cambió al mundo, y a lo largo de este bendito y gozoso Tiempo Pascual, el Señor Resucitado entre, incluso en los recintos más oscuros de tu vida, y te traiga Su luz, Su júbilo y Su paz. Que Aquel que aun conserva las heridas de Su sufrimiento y su muerte, sane las heridas de tu corazón con el don de Su Vida Resucitada. Que tu vida entera sea un signo, para todos aquellos a tu alrededor , del poder de la gracia de Cristo y un testimonio vivo de Su Resurrección, en el espíritu de hermandad y amistad casta que Él ha inspirado entre nosotros. 

Por: Padre Philip G. Bochanski